Buscar
  • albala queretaro

El reto es desnaturalizar la violencia: IQM


La violencia está más naturalizada en las zonas rurales, pero también muy tolerada en la zona urbana; aseguró Valeria Guerrero Ángeles, directora del Instituto Queretano de las Mujeres.

De enero a octubre de este año, el IQM ha atendido a 10 mil 015 mujeres en materia psicológica y a 9 mil 401 mujeres en el tema jurídico: “y este dato es muy bueno, porque nuestro objetivo es que las mujeres desnaturalicen la violencia, que cada vez sean más las mujeres que acudan a los módulos de atención. Muchas veces, quienes acuden al módulo no viven una violencia ni moderada, es violencia leve, pero les das la oportunidad de que puedan generar una estrategia al interior de su situación en particular y ellas tomen la decisión de salir de ese círculo de violencia o que pongan límites”.

Valeria Guerrero explicó que el gran reto del Instituto Queretano de las Mujeres es desnaturalizar la violencia: “ese es el gran trabajo que hacen las profesionistas de prevención, eliminar primero roles y estereotipos de género y a través de eso, empezar los procesos de reflexión. Creo que Querétaro ha avanzado, las mujeres hoy tienen más confianza en las instituciones. Hemos fortalecido mucho el trabajo preventivo, para que ellas se animen a solicitar apoyo si es necesario y que sean atendidas a tiempo, ese es el enfoque. Buscamos dar atención primaria en los módulos de atención, contamos por primera vez, con 18 módulos, uno en cada municipio; en ellos se da atención psicológica y legal”.

La directora del IQM recordó que entre los programas que lleva a cabo el Instituto, se encuentran “Brigada Naranja” y “Date Cuenta”, este último diseñado para la difusión de los derechos humanos de las mujeres, para prevenir y atender la violencia y, la publicidad para las zonas de Tolimán y Amealco, es en ñañu.

“Tenemos además la Línea Tel Mujer (01800 008 35 68), que es un número que funciona los 365 días, las 24 horas; siempre hay una abogada y una psicóloga que dan la atención y en caso de emergencia, también hacemos la canalización a la autoridad correspondiente”.

El Instituto cuenta con un refugio para mujeres víctimas de violencia extrema, que pertenece a la Red Nacional de Refugios; es una casa de seguridad en la que se les brinda espacio a ellas y a sus hijos, cuando su vida corre peligro y no cuentan con familiares o amigos que les puedan brindar un espacio seguro.

En lo que va del 2017, el refugio ha atendido a 96 mujeres: “hay una escuela multigrado al interior, para que los niños y niñas no pierden el ciclo escolar; las mujeres llevan acompañamiento psico-educativo, por lo que si ellas desean regresar a estudiar, se les ayuda a concluir sus estudios. El tiempo de permanencia es de tres meses y una vez que egresan, se les puede apoyar con la renta de una casa, con adecuación mínima del espacio de vivienda y en la búsqueda de trabajo; se da un seguimiento, a fin de que los menores continúen con sus estudios y las mujeres sigan su terapia al exterior, además de que se les sigue brindando seguridad”.

De igual manera, Valeria Guerrero subrayó que existe una coordinación entre las diferentes instituciones gubernamentales, ya que además tienen el apoyo del Banco Estatal de Atención a Mujeres Víctimas de Violencia; es decir, todas las dependencias contamos con una base de datos genérica: “si por ejemplo, llega una mujer a salud y es la misma que ya acudió al DIF o a la Fiscalía, nos damos cuenta de la atención que necesita, porque si ya acudió a otras instancias, puede ser que al sector salud no haya llegado por una caída, sino por una situación de violencia y esto nos ayuda mucho en la emisión de órdenes de protección”.

Finalmente la directora del Instituto Queretano de las Mujeres, Valeria Guerrero Ángeles señaló que cualquier actitud que ejerza alguna persona alrededor de la mujer, en la comunidad, en el trabajo o en la familia misma y que a ellas les genere incomodidad, es suficiente para pedir ayuda: “cualquier manera en que tradicionalmente nos han dicho que tenemos que comportarnos, es ejercer violencia, el que tengas que pedir permiso para el ejercicio de tu libertad, eso es violencia; el que tú seas la única que estés encargada del cuidado de los hijos, de la familia y además estés trabajando y que quizás la pareja sólo se dedique a su trabajo al exterior, también es violencia; que te prohíba que uses determinada ropa o que te prohíba salir a cierta hora, el acoso en las calles, sentir algún tipo de hostigamiento en el trabajo o en los espacios públicos, eso es violencia. No naturalicemos la violencia. Es importante que estemos convencidas de que es nuestro derecho vivir sin violencia, que lograr la igualdad no es una utopía, que se puede alcanzar y que es más fácil si todas las mujeres estamos en concordancia y apoyándonos unas a otras”.

Albalá No. 40

#InstitutoQueretanodelasMujeres

0 vistas0 comentarios

Derechos de autor © 2017, albalá Querétaro

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Google+ - Black Circle