Buscar
  • albala queretaro

Las enfermedades cardiovasculares aumentan el riesgo de padecer Alzheimer


La Secretaría de Salud del estado dio a conocer que en el Centro Estatal de Salud Mental (CESAM) durante 2017 se registraron 12 casos nuevos de Alzheimer y en el primer trimestre del año 2018 se registró un caso.

El Alzheimer ocurre en todo el mundo, sin preferencia de raza, y es la causa del 50 al 70 por ciento de todos los trastornos que producen deterioro de las funciones intelectuales en la vida adulta.

La Secretaría de Salud agregó que el CESAM cuenta con médico psiquiatra con alta especialidad en Psicogeriatría, para atender y tratar este tipo de patología. El abordaje se lleva a cabo de manera multidisciplinaria e interdisciplinaria, donde se trabaja en equipo junto a los departamentos de psicología, enfermería y trabajo social. Además, se realizan cursos psicoeducativos donde se abordan a los familiares de los pacientes con está enfermedad, con la finalidad de capacitarlos en el manejo de esta condición.

El Instituto Nacional de Geriatría dio a conocer que en México hay 12 millones de adultos mayores, de los cuales, cerca de 800 mil presentan algún tipo de demencia y de estos últimos, ocho de cada diez presentan Alzheimer.

Esta es una enfermedad del sistema nervioso de origen metabólico, con una alteración en las vías de manejo, doblamiento, maduración y degradación proteica neuronal, y una deficiencia en la eliminación de proteínas defectuosas, que, de inicio, puede no presentar síntomas y eventualmente manifestarse con síntomas cognitivos y/o conductuales.

Las personas de 65 años o más tienen mayor riesgo de presentar la enfermedad de Alzheimer. Los antecedentes familiares incrementan la posibilidad de padecerla.

El riesgo puede aumentar por afecciones que dañan el corazón y los vasos sanguíneos, como: enfermedades del corazón, diabetes, derrame cerebral y presión arterial alta.

El tratamiento de esta enfermedad consiste en retardar el avance en el deterioro de los síntomas cognitivos y de la función del paciente; y en controlar los síntomas conductuales asociados a la demencia.

Los tratamientos no medicamentosos se implementan de acuerdo con la etapa de la enfermedad y pueden consistir en: ejercicio, educación, psicoterapias, terapia centrada en la persone, terapias sensoriales y psicoterapias, terapia conductual, terapia motora, musicoterapia, terapia de reminiscencias, terapias de orientación a la realidad, manejo del medio ambiente, salas de ambiente multisensorial controlado.

Actualmente no se puede evitar que la enfermedad de Alzheimer se desarrolle, pero una prometedora línea de investigación sugiere que las estrategias para un envejecimiento saludable general, pueden ayudar a mantener el cerebro más sano e incluso reducir el riesgo. Estas medidas incluyen seguir una dieta saludable, mantenerse activo socialmente, evitar el tabaco y el exceso de alcohol, y hacer ejercicio tanto para el cuerpo y la mente.


0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo