Buscar
  • albala queretaro

A la Madre y al Trabajo Dios los Hace y en Mayo se juntan

Mayo 9, 2022 Por: Lic. Dóberman Será casualidad? Por una lotería de acontecimientos el devenir histórico de nuestra sociedad ha querido que dos cosas tan sacrosantamente respetadas por nosotros encuentren su fiestecita el mismo mes del año. Tenía que ser así, pues los dos son ejemplos que comulgan y sacan lo mejor del ser humano. Tanto la inspiración del trabajo como la vocación de una Madre, podemos verlas todos los días consumados uno con el otro, expresando un símbolo de fortalezas y virtudes. Tanto como fue, sigue siendo casi siempre la Madre, la primera en trabajar por todos nosotros. Desde el mismo parto, su trabajo comienza para toda la familia, ya desde tan alto lugar que le concede la naturaleza entre los seres. Porque es desde la casa, desde el hogar, donde por principio deberíamos apreciar a la Madre y al trabajo. Claro ahora se dice que hablar del trabajo de un hogar y de una ama de casa, es una percepción que ya no va más con una realidad exacta, que es un “estereotipo”. Pero los estereotipos qué son a fin de cuentas, sólo creencias adjudicadas a un sujeto sobre sus cualidades y atributos, el estereotipo no es bueno ni es malo, sólo es un modelo, una sugerencia del potencial humano, tal como lo sería una obra de arte a la que se le aprecia o se aborrece.

Luego entonces, el esfuerzo de una persona en el trabajo del hogar nos hace la vida más sencilla a las familias. Pero a aquel, quien se toma la molestia de ocuparse en ello, no lo aborrecemos, más tampoco lo apreciamos. Esta ocupación fundamental en cualquier lugar donde reside un ser humano, ha tenido su más grande dedicación por parte de las mujeres adultas a la cabeza de una familia, por muchos, muchos años, las abuelas y las madres perfeccionaron, pero sobre todo, dignificaron la labor de cuidar un hogar. Tan dignos son los servicios que presta un trabajador del hogar, que finalmente en nuestro país, la misma Ley Federal del trabajo reconoce como persona trabajadora a toda aquella persona que realice actividades de cuidado, aseo, asistencia o cualquier otra actividad inherente al hogar. Y ha ido más lejos en mostrarse de acuerdo con el respeto a los trabajadores domésticos, pues ha dejado establecido derechos sobresalientes para este gremio. Como se encuentra en su artículo 331 el cual señala la merecida remuneración económica para este oficio, y considera además las muchas modalidades en que dignamente puede ser realizado su trabajo; ya sea para uno o más personas, si reside o no dentro del domicilio, lo haga para el hogar de una persona o de una familia. También le da un seguimiento fijando las mínimas condiciones en que el Trabajador domestico debe ser tratado. Como su remuneración calculada y la periodicidad de su pago, contando con vacaciones pagadas y días de descanso, su derecho a alimentos de calidad, alojamiento; prohibiendo incluso todo tipo de discriminación, así como cualquier trato que vulnere la dignidad de las personas trabajadoras del hogar. Invito entonces, a que nos tomemos cuando menos unos minutos para ajustar nuestro punto de vista acerca de las pioneras del trabajo doméstico, todas aquellas jefas de familia que con ese esfuerzo, han dado la mayor parte de su amor y también, para todos aquellos trabajadores domésticos que al servicio de un hogar o de una familia, dignifican a este oficio como a cualquier otro trabajo.

26 visualizaciones0 comentarios